Las humedades representan el siniestro más común en pólizas de hogar y comunidades. Aunque normalmente no representan un gran desembolso, pueden llegar a ser un autentico problema si no se da con una solución rápida y eficaz.

La mayoría de las aseguradoras ofrecen asistencia con reparadores propios quienes intervienen de "urgencia" para localizar y reparar la avería y daños. Muchas de estas intervenciones la realizan sin perito y aquí es donde pueden llegar a ser un problema: reparaciones mal realizadas, daños ocultos, coberturas mal aplicadas o sin ofrecer todas, mala información a los asegurados...

Además no todas las humedades son iguales. Pueden tener distintos orígenes y por tanto deben de tener diferentes soluciones: filtraciones, roturas, atascos, desbordamientos, condensaciones...

Si has tenido un problema con tu aseguradora ya sea por los reparadores o por el perito o si quieres tener nuestra opinión antes de llamar a tu seguro o para reclamar al seguro de un causante (vecino, un reparador...) o incluso si no tienes seguro, cuenta con nosotros.