LA MAYÉUTICA DEL SEGURO

El seguro, o como en algunos sitios he leído, “La aventura Aseguradora” eso siempre que lo he visto me ha hecho mucha gracia. Para mi una aventura es adentrarse en un mundo desconocido dónde hay pocas situaciones controladas y mucha incertidumbre. Me gusta más hablar y pensar como “El negocio del Seguro”. Si lo miras desde un punto de vista más mundano se entiende mejor, que el seguro es una apuesta en la que intervienen dos partes.

Una dice que durante un periodo de tiempo fijado y por una cantidad económica estipulada si tienes un percance, OJO CONCRETO, paga a la otra parte el “mismo dinero que le costo” aquella cosa dañada. Al final, para el asegurado que quiere proteger sus bienes, si es una verdadera aventura, debido a que creyendo que todo lo va a recuperar por un precio pactado si ocurre cualquier cosa, según le venden muchos o la mayoría de los agentes, en realidad al ocurrir el hecho, aparece el temido Perito que le enseña las variantes que de aventura tiene para él el seguro; Infra-seguro, valor a nuevo, depreciación por uso, Sobre-seguro … Para la aseguradora, es el negocio del seguro, ya que dispone de actuarios para calcular el riesgo que quiere amparar por el precio que quiere cobrar para ello… Las entidades aseguradoras saben donde se meten cuando aceptan un contrato de seguro, el riesgo esta calculado, y las variantes más o menos asumidas, por lo que tiene menos de aventura para ellas.