Tranquilidad. Todo lo material se podrá resolver y nosotros estamos dispuestos a ayudarte. Vamos a darte unas pequeñas primeras pautas que creemos pueden ser útiles.

Lo primero que se puede hacer es evitar que se produzcan más daños. En caso de ser una avería en tuberías cerrar la llave de paso general o no usar los desagües averiados. Intentar retirar los bienes no dañados de la zona próxima con riesgo a dañarse. Si es un incendio leve y podemos sofocarlo nosotros mismos perfecto, pero si va a más o hay dudas en cómo apagarlo, llamar a los bomberos es la mejor solución. Si has sufrido un robo, al menor indicio es preferible llamar a la policía para sean los agentes los que entren primero en la vivienda y evitar eliminar pruebas o un posible enfrentamiento contra los autores que aún estén dentro.

Una vez se encuentre la situación estable, el siguiente paso es llamar a vuestra compañía de seguros. Tras las comprobaciones y datos necesarios para abrir el expediente, la propia compañía os ofrecerá una primera acción rápida como puede ser un industrial de urgencia u ofreceros una alternativa para hospedaje.

El siguiente paso será la evaluación de los daños. Algunas compañías envían directamente a los reparadores, sobre todo para siniestros de pequeña cuantía. En todo caso, lo normal para una gestión del siniestro efectiva y que asegure sus derechos es que actúe un perito.

Tanto si la tasación ha sido realizada por un perito o por reparadores, incluso si ya se ha realizado todas o algunas de las reparaciones, usted tiene derecho a contratar a su propio perito, según marca la Ley del Contrato del Seguro.

Una solución rápida, sencilla, barata y que se ajusta a su horario es contratar nuestros servicios.